Bastantes personas piensan que estudiar con música como si uno estuviese en una escuela de musica es un hábito negativo, puesto que la identifican como un factor de distracción, mas hay otros que estiman que tiene importantes beneficios.

La música tiene beneficios fundamentales para el cerebro. Una investigación reciente apunta que aprender a tocar un instrumento en la niñez logra prosperar el desempeño cognitivo de una persona en todos y cada uno de los aspectos. Además de esto, asimismo se ha probado, que compensa la pérdida cognitiva propia del envejecimiento.

Todo esto es debido a que la música produce conexiones neuronales que mejoran otros aspectos de la comunicación. Por esta razón, los pequeños que estudian música tienen un léxico más extenso y una mejor capacidad de lectura. Y su evolución prosigue hasta la vetustez.

Ventajas
El estudiar con música de fondo da beneficios. Estudios verifican que la música estimula zonas del lóbulo pre-frontal que están relacionadas con la atención, la concentración y la satisfacción.Si se escucha una canción con letra, es probable que las personas se concentren más en ella que en lo que están estudiando.

Cuando se estudia con música, uno se concentra más y siente que la información fluye más veloz y que los inconvenientes se resuelven con mayor sencillez.

Al oir música se activa la zona del lóbulo frontal, que se hace cargo de progresar tu capacidad de concentración.
Se estimulan las zonas del lóbulo temporal, cuya misión es elevar tu habilidad matemática y de lenguaje.
Te ayuda a combatir el agobio pre exámenes, lo que favorece la relajación y la retención de información
La música tradicional facilita el dominio de un nuevo idioma.
La música fomenta que tu cerebro se sostenga en alarma y controles el sueño.
Desventajas
En general, el ritmo de la canción y los latidos del corazón se acompasan, de ahí que si la canción es veloz no será simple relajarse y el estudiar sería más bastante difícil.

Las canciones en tonalidades mayores expresan más alegría al tiempo que las canciones en tonalidades menores expresan tristeza.

Si se escucha una canción con letra, probablemente las personas se concentren más en ella que en lo que estudian.

Te transformas en una persona con un conocimiento multitasking, perdiendo concentración en tanto que el cerebro entra en enfrentamiento. En este sentido, oir música mientras que se estudia resulta perjudicial por el hecho de que el cerebro debe extenderse en 2 acciones.
Afecta a tu productividad
La música no deja de ser un estruendos y todo estruendos lo que provoca es una perturbación en el cerebro.
La mayor parte de las personas que escuchan música lo hacen por medio de dispositivos electrónicos como reproductores, dispositivos móviles, etcétera Al tener tanta información musical en nuestro dispositivo, perdemos un sinnúmero de tiempo eligiendo aquellas canciones que nos agradan.
Empiezas a canturrear la canción y te desconcentrás.
Si eludimos oir música lo que lograremos es estudiar en un ambiente en el que el silencio se impone y, en consecuencia, al haber silencio, al no hacer ningún género de interferencia.
En el momento de estudiar, usamos la memoria que se basa eminentemente en 3 pilares: lectura, atención y fijación. Si estudiamos escuchando música, nuestro estudio se vuelve considerablemente más superficial.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *