De qué manera preparar un genuino mojito. Este coctel tan conocido a nivel del mundo hace patria de Cuba, el país que lo vio nacer en un curso de bartender, que a su vez fue un curso de cocteleria. El mojito es uno de las bebidas más populares en la coctelería y desde su invención han surgido numerosas versiones que cambian del original. Mas para gozar verdaderamente del sabor de este coctel de rechupete, es preciso saber punto por punto como se prepara, que ingredientes lleva y sobre todo esos pequeños consejos que nos va a dar el cubano Johan Mallol para preparar un mojito con perfección, la energía y la pasión que viene de manera directa desde La Habana.

El mojito no acostumbra a considerarse como un coctel tradicional mas eso no lo hace menos esencial y en verdad es quizá de los conocidos debido a su popularidad, podemos decir que rivaliza de forma directa con la caipirinha, la sangria, el daiquiri y el pisco sour. Cuba es sin ningún género de dudas la cuna del mojito, pese a que el origen preciso de este coctel tradicional es siempre y en toda circunstancia objeto de discute. Una de las historias cuentan que el mojito se remonta al siglo XVI, se piensa que sus raíces se remontan aun por año mil quinientos ochenta y seis, en el momento en que un conjunto de piratas lo llamaban “El Draque“, en honor al pirata inglés y mercader de esclavos Francis Drake.

Sea como fuere el origen de su nombre, el mojito se hacía con tafia, un precursor primitivo del ron, un aguardiente de caña, utilizando los otros ingredientes para disimular su gusto áspero. No cabe duda de que la bebida mejoró substancialmente a lo largo del siglo XIX, con la introducción de alambiques de cobre y el proceso de añejamiento que desembocó en la manera moderna del ron.Cómo hacer un mojito cubano perfecto

Este coctel se dio a conocer como una bebida con ‘un poco de mojo’, donde el añadido eran los pedazos de lima, de manera coloquial le quedó el nombre de mojito. Para preparar un mojito perfecto se marchan a precisar seis ingredientes fundamentales: ron de calidad, hierbabuena, lima fresca, azúcar blanca, hielo y soda. Sin ellos, sería imposible conseguir un auténtico mojito. Os dejo con el pasito a pasito para preparar un mojito en condiciones, nada de barreño extraños de fiestas universitarias o bien aniversario desaforado, un coctel simple de comprender, con un buen equilibro entre ácido, dulce y aromatizado, idóneo para festejar y refrescar.

Preparación de un mojito cubano
Hay una receta oficial, la de la IBA (International Bartender’s Association), si bien me fío más del buen criterio del bartender Johan Mahol. Un mojito tamaño ‘estándar’ mas, eso sí, ¡absolutamente irreprimible! Lo vas a tener listo en solo 5 pasos, prepáralo con amor y cuidado para gozar verdaderamente de una experiencia cubana.

Una gran parte del secreto de un mojito es la hierbabuena o bien menta (la hierbabuena es un género de menta), si bien me agrada más el sabor y aroma que le da la hierbabuena. A lo largo de la maceración ten cuidado y no destroces las hojas, la idea es que se desprendan sus aromas y sus esencias.
Ponemos azúcar en el fondo del vaso. El vaso ha de ser de cristal, tipo Collins o bien tipo Fizz (como el de la fotografía). Los mojitos se realizan de forma directa sobre el vaso, sin precisar coctelera. Vertemos el jugo de la lima y con la mano de mortero o bien con una cuchase de bar, diluimos el jugo con el azúcar.
Damos unos pequeños golpecitos a las hojas de menta a fin de que liberen su aroma y las machacamos un tanto con una mano de mortero, apretándolas contra el azúcar en el fondo. No deben quedar completamente rotas y machacadas, pues entonces el mojito resulta desapacible de tomar.
Agregamos los pedazos de lima en el fondo del mojito y le damos unos toques de mortero a fin de que libere un tanto su jugo. Estos pedazos de lima le van a dar un toque más ácido y todavía más aromatizado, mas se ha de ser cauteloso en tanto que para muchos puede ser demasiado ácido.
Vertemos el ron y llenamos el vaso con hielo picado. Usar rebosante hielo picado es la opción mejor puesto que el hielo ocupa mayores dimensiones en el vaso y lo hace más fresco. Rellenamos el coctel con soda hasta llenar, unas gotas de angostura (opcionales) y removemos con suavidad. Jamás añadas bitter, ni ginger ale, limonada o bien tónica a la preparación, no estropees el mojito (sino más bien tuvieras mejor que vaya sin soda). La soda va a enfriar el mojito más de manera rápida.
Decoramos con una rama de hierbabuena o bien menta, una rodaja de lima y servimos con una paja. Recordad que la receta del mojito pertenece a la gloriosa escuela “el que admita” o bien el “tú ya lo verás” de las madres, si bien acá tenéis la base desde la que iniciar.  ¡A gozar con prudencia!

Te recomiendo echarle una ojeada a este vídeo sobre de qué manera hacer el mojito perfecto.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *