Hace ya tiempo que deseo compartir esta receta con vosotros. No sé por qué razón, mas tengo una compilación de fotografías y recetas escritas que deseo compartir en mi weblog donde enseño un curso de bartender y un curso de cocteleria, mas cada vez va engordando… Va a ser pues me chifla meditar en nuevas cosas que hacer, mas me cuesta parar y redactar. Esta receta la tenía guardada desde el año pasado, aguardando el instante de tener el árbol lleno de granadas nuevamente. El día de hoy, al fin, la comparto con vosotros.

Primero, os quiero decir que me chiflan las granadas. Ahora, en esta temporada del año, lo normal es que coma al menos una al día. Tanto me agradan que me asisten a aguantar la llegada del otoño. Vas a ver, me chifla el verano con el sol y luz, algo que veo poquísimo en la una parte de la montaña donde vivo a lo largo de invierno.

Este año tengo mucha suerte. Hasta el momento nuestro granado daba pocas granadas, y las que había eran pequeñas y sin sabor. Este año, no obstante, está repleto de sabrosa fruta.

Lo llamativo es que creo que jamás había probado una granada cuando vivía en los U.S.A.. Se ve que no son tan comunes en el norte dónde vivía yo. Si jamás has probado una granada, indudablemente te la aconsejo. No solo son sabrosas, sino asimismo aportan antioxidantes y vitaminas muy saludables.

Si bien no había probado las granadas, sí que había probado la granadina en un “cóctel” para pequeños que tiene por nombre el “Shirley Temple.” Para aquellos que no estén familiarizados con el “Shirley Temple”, es una bebida mixta, no alcohólica, hecha en general con ginger ale, siete-Up o bien Sprite y granadina, servido con una cereza dulce. Me sentía mayor tomando mi “cóctel” cargado de azúcar, pese a que en general jamás tomaba refrescos en casa. Debo aceptar que ahora no puedo imaginarme tomar nada tan dulce.Es fácil hacer granadina casera usando o granadas frescas o zumo de granada. Impresiona a tus amigos con un cóctel fino hecho con granadina casera, libre de los colores y sabores artificiales que le meten a la granadina que se vende.

¿POR QUÉ HACER GRANADINA CASERA?
Desgraciadamente, la granadina que se halla en las tiendas en general no se hace con mucho jugo de granada, y ciertas no llevan nada. Recientemente se componen eminentemente de colorantes y aromas artificiales, jarabe de fructosa de maíz y, tal vez, un toque de ácido cítrico y ciertos conservantes.

Si bien la granadina casera no es, precisamente, una receta “saludable,” es considerablemente más sana que las variedades que se venden. Una toque de granadina casera en un vaso de agua de sifón hace un “cóctel” considerablemente más saludable y más sabroso que el “Shirley Temple” original, que, en verdad, ni tan siquiera le agradaba mucho a la mismísima Shirley Temple. ?

La granadina casera se puede hacer igual con un jugo de granada que adquieras (al paso que sea solo de jugo de granada y sin azúcar), o bien puedes hacer el jugo de granada con granadas frescas. Este año he intentado hacerla de las 2 formas para equiparar. La que hice con granadas de mi árbol era de un color un tanto más claro que la que hice con jugo de botella, mas lo cierto es que la hice temprano, o sea, cuando las granadas no estaban aún rojísimas.

¿CÓMO HACER EL ZUMO DE GRANADA?
Para hacer el jugo de granada casero, solo hay que abrir dos granadas, quitarles las semillas, batirlas con una batidora de mano y colar el jugo por medio de una lona de algodón. Puedes ver de qué manera hice el jugo y como hice la granadina, en este vídeo:

¿QUÉ AZÚCAR SE DEBE USAR PARA HACER LA GRANADINA CASERA? ¿CUÁNTO AZÚCAR DEBO USAR?
Si bien es cierto que se puede emplear menos azúcar que lo que sugiero en la receta para hacer la granadina, en general utilizo parte de jugo de granada para cada una parte de azúcar. La granadina verdaderamente es un jarabe y, si deseas que tenga esa consistencia, hay que echarle bastante azúcar y evaporar algo del jugo para lograr que se espese. Si usas menos azúcar, el proceso va a tardar más tiempo, y acabarás con menos granadina. (Dicho esto, seguramente va a tener un sabor a granada más potente). El azúcar asimismo ayuda a preservar la granadina a fin de que dure más que lo que se puede preservar el jugo solo. El tiempo que la puedes guardar, realmente, depende de la cantidad de azúcar empleada, de la cantidad de agua que se se queda y de si le añades un tanto de jugo de limón o bien de lima en lugar del ácido cítrico empleado en las granadinas comerciales.

En general me agrada hacer la granadina casera con azúcar demerara orgánica, mas debo aceptar que esta última vez la hice con azúcar blanca refinada para conseguir una granadina de un color granate precioso para las imágenes (sin agregarle ningún colorante). Si la haces con azúcar de color más obscuro, evidentemente la granadina coge un tono más obscuro y más cobrizo como en la fotografía de abajo. Sinceramente, aún me semeja precioso. El sabor asimismo cambia un tanto en dependencia del azúcar que utilices. Con azúcar más obscura, como azúcar de coco, tiene un sabor más fuerte a caramelo. En dependencia del azúcar que utilices, aun se podría estimar un dulce “paleo”.

¿CUÁNTO TIEMPO SE PUEDE CONSERVAR LA GRANADINA CASERA?
La granadina casera tiene suficiente azúcar para poder preservarse por lo menos un mes en la nevera. Yo la he utilizado pasado el mes sin apreciar gran diferencia en la apariencia o bien el sabor, mas, como afirmaba ya antes, depende de la cantidad de azúcar que se usa y del agua que se queda en el jarabe final. Dicho esto, si no la haces para pequeños y planeas utilizarla en cócteles de todas formas, puedes añadirle un tanto de vodka o bien ron a la granadina a fin de que dure prácticamente indefinidamente (en dependencia de la cantidad agregada). Si veo que no voy a concluir de utilizar la granadina tras dos semanas, le echo un tanto de alcohol para preservarla más tiempo haciendo un licor de granadina. Por qué razón dejar que se estropee, ¿no?

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *