Aun en una misma marca de neumáticos, en el momento de la adquisición nos hallamos con múltiples modelos de cubierta en exactamente la misma medida. Diferentes diseños del dibujo de la banda de rodadura, con o bien sin protector de llanta, etcétera Te damos las claves para saber cuál es el que más te resulta conveniente.

La pluralidad de neumáticos que existe hoy en día hace que cada vez sea más bastante difícil decantarse por uno o bien otro. En exactamente la misma marca y medidas tenemos diferentes opciones: asimétricos, direccionales, de bajo factor de rozamiento… ¿cuál escoger? En dependencia de tu estilo de conducción y, sobre todo, de las peculiaridades de tu turismo, te resulta conveniente un género de cubierta determinado.

Por suerte, hoy en día en Europa es obligatorio etiquetar los neumáticos con una serie de indicaciones sobre su eficacia en estruendos, consumo, etcétera algo que nos puede asistir a decidirnos. (Si deseas saber de qué manera se lee la etiqueta de un neumático, no olvides visitar nuestro singular de neumaticos con toda la información.)

Veremos qué detalles vas a deber tener en consideración para hacer la elección adecuada cuando vayas a adquirir el próximo juego de ruedas.

Datos del neumático: en el flanco hay una serie de números que nos dan múltiples datos, no solo las dimensiones y el índice de velocidad. Un detalle que acostumbra a pasarse por alto y que puede conllevarnos inconvenientes en la Inspección Técnica de Vehículos es el índice de carga. Si la ficha técnica nos señala un determinado valor, vamos a poder montar unas ruedas con igual o bien mayor índice de carga, mas jamás menor; en caso contrario, no vamos a pasar la Inspección Técnica de Vehículos. Cerciórate de que el índice de carga se corresponde con el marcado en la ficha técnica del vehículo.Claves para elegir el mejor neumático para tu coche
Ojo con las ofertas: no te fíes de las habituales ofertas “compre tres y lleve 4”, en muchas ocasiones se trata de neumáticos cuya data de fabricación está desfasada. En el flanco, nuevamente, hay cuatro cifras que señalan la semana y año de producción. Ten presente que una cubierta con más de cinco años ha perdido muchas propiedades, si bien haya sido adecuadamente guardada.
Neumáticos direccionales: esta clase de banda de rodadura, con el dibujo en forma de flecha, acostumbra a dar buen resultado sobre asfalto mojado. No obstante, tiene una molesta tendencia a gastarse formando dientes de sierra -sobre todo en el eje trasero- en turismos con motor y tracción delantera que acostumbren a conducirse con el maletero vacío. Al degradarse de esa forma, genera un molesto zumbido al rodar que acostumbra a confundirse con un rodamiento en mal estado. Si tu vehículo tiene este género de distribución mecánica, no te los aconsejo.
Neumáticos asimétricos: la banda de rodadura cuenta con 2 zonas diferenciadas; una parte es direccional y busca evacuar bien el agua y la otra, aumentar al máximo el agarre lateral en curva. La parte direccional tiene exactamente el mismo desgaste descrito previamente, con lo que tampoco te los aconsejo en turismos con tracción y motor delanteros, en especial si el eje trasero no es independiente multibrazo.
Neumáticos de bajo factor de rozamiento: esta clase de neumatico está compuesto por una goma bastante recia que reduce la resistencia al avance y asimismo el consumo. El dibujo de la banda de rodadura es, también, singular. Solo lo aconsejo para modelos utilitarios y de poca potencia debido a sus limitaciones; extienden las distancias de frenado y en mojado su comportamiento no es inmejorable.
Neumáticos con protector de llanta: hay algunas cubiertas que cuentan con un arillo de acero cubierto de goma insertado en el flanco y que sobresale unos milímetros. De esta forma, resguarda un tanto las llantas (y el propio neumático) de los roces contra los bordillos. No está de sobra que los escojamos si están disponibles: apenas aumenta el coste y sí nos pueden eludir más de un enfado al estacionar.
Neumáticos para monovolúmenes: ciertos monovolúmenes grandes pertrechan ruedas con un índice de carga bastante alto, lo que limita las opciones de adquiere. Es fundamental en este género de automóviles respetar el índice de carga; en caso contrario, pueden desllantar de manera fácil en los apoyos fuertes o bien provocar pinchazos.
Neumáticos para 4×4: personalmente considero que un SUV o bien un 4×4 debería ir siempre y en todo momento calzado con neumáticos de invierno. No acostumbran a lograr velocidades muy elevadas y, en el momento de salir del asfalto, son interminablemente más eficientes que los de verano. Es lo mínimo para hacer un empleo “light” del TT. Si estás resuelto a meterte en terrenos más “farragosos”, ya deberás bucear en el mundo de los neumáticos expertos en 4×4 (hay cubiertas singulares para barro, roca, arena… de todo).
Neumáticos para vehículos clásicos: ciertos fabricantes (singularmente Michelin) ofrecen una nueva gama de neumáticos singulares para vehículos tradicionales. Su coste es elevado, mas asisten a preservar la autenticidad del vehículo (ruedas de banda blanca, de carcasa diagonal, TRX, etcétera. Además de esto, se ofrecen en medidas que ya no se emplean en los turismos modernos.
¿Dónde se ponen las ruedas nuevas? La repuesta a esta y otras preguntas la hallarás en nuestro singular “Cómo sostener el vehículo como nuevo“.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *